VIERNES 05 DE ABRIL DE 2019

SECCIÓN DE PSICOANÁLISIS
“LO VIEJO Y LO NUEVO DE LAS IDENTIDADES SEXUALES Y LA VIDA AMOROSA”

LUGAR: Sede del Ateneo. C/ Sta. Teresa de Jesús, 4. Palencia.
HORA: 20:00h.
PONENTE: Manuel Fernández Blanco
PRESENTAN: Fernando Martín Aduriz y Ángela González
RESEÑA: Virginia González

Entrada libre hasta completar aforo

Reseña, por Virginia González

Manuel Fernández Blanco es Psicólogo clínico y Psicoanalista. Fue presidente de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis, miembro del Consejo de la Escuela Europea de Psicoanálisis y Secretario del Bureau de la Asociación Mundial de Psicoanálisis. Es docente del Seminario del Campo Freudiano y Psicólogo Clínico del Servicio de Psiquiatría del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña. Colaborador habitual de La Voz de Galicia.

 

Con fecha 5 de abril Manuel Fernández Blanco estuvo en tierras castellanas para acercar el psicoanálisis a la ciudad con su conferencia titulada “Lo viejo y lo nuevo de las identidades sexuales y la vida amorosa”. El acto fue organizado por el Seminario del Campo Freudiano en Castilla y León (coordinado por los psicoanalistas Fernando Martín Aduriz y José María Álvarez Martínez) y la Sección de Psicoanálisis del Ateneo científico, literario y artístico de Palencia (dirigida por la psicoanalista Ángela González Delgado).

La conferencia fue presentada por Ángela González Delgado y Fernando Martín Aduriz, a continuación se puede leer su intervención:

Lógicas de la vida amorosa

Jacques-Alain Miller afirmaba por un lado que no hay solución para una mujer del lado del tener, y que cuando las hay son falsas e inocentes. Por otro lado recordaba que en muchas culturas, durante mucho tiempo, ha parecido poco viril estar enamorado, porque estarlo era aceptar no tener, es decir que el enamoramiento mismo tiene algo de una posición femenina. Las lógicas del ser y del tener parecen situar dos dimensiones distintas entonces. Esto lo señalo ahora al comienzo porque de esa manera obtenemos una cierta continuidad con la conferencia del mes pasado sobre feminismo, que impartiera Mercedes de Francisco.

Un segundo apunte me lleva a Freud. Con él hemos conocido algo más sobre la vida amorosa. Especialmente hoy destaco la condición de amor. Sobre un tipo particular de elección de objeto en el hombre (1910) es un texto excelente para empezar a pensar la vida amorosa. Nos ilumina allí Freud con la idea de que existen hombres que solo pueden elegir mujeres bajo la premisa del tercero perjudicado, elige una mujer “sobre quien otro hombre pueda pretender derechos de propiedad en su condición de marido, prometido o amigo“. O la otra condición, que elija mujeres que sean mujeres fáciles o de mala fama, con la conducta posterior de rescatar a la amada.

Con las indicaciones acerca de esa lógica de la vida amorosa lo importante es que han existido históricamente formulaciones que nos han permitido adentrarnos en los laberintos de la vida amorosa. Antes y ahora.

Lo viejo y lo nuevo parece anunciarnos hoy Manuel Fdez. Blanco (colega entrañable, psicólogo clínico en el Hospital Universitario de La Coruña, impulsor del psicoanálisis lacaniano en nuestra tierra, y columnista de La Voz de Galicia, lo que le otorga una posición de psicoanalista en la ciudad, y atento a la subjetividad de la época) como dos elementos que evocan por un lado la repetición, algo nuevo, algo viejo y algo usado como repetición del objeto a usar en los trajes de novia. Es decir lo diferente, del ayer y del hoy. Pero anuncia su título también lo mismo, lo que en las identidades sexuales y en la vida amorosa se repite. Eso lo hace muy interesante para nosotros, y esperamos poder publicar también esta conferencia tanto para los participantes en el Seminario de Inclasificables del Campo Freudiano de Castilla y León, como para los socios del Ateneo de Palencia interesados en la investigación sobre este asunto de actualidad.

Gracias por tu amabilidad de venir a hablar a esta Institución de reciente fundación, y que nos evoca los Seminarios que en el Ateneo de Málaga dictara nuestro común amigo tan recordado, José Antonio Naranjo.

Lo viejo y lo nuevo de las identidades sexuales y la vida amorosa

 Manuel Fernández Blanco comenzó diciendo que hay que admitir que la sexualidad humana no es nada natural al contrario que la del mundo animal puesto que la determinan las identificaciones, pero sobre todo el modo como cada uno se encontró por primera vez con la sexualidad y con su “marca individual” que esto le dejó.

Continuó hablando sobre la diferencia de los sexos en psicoanálisis y cómo el acercamiento con la sexualidad difiere en las neurosis histérica y obsesiva.

Todas estas son cuestiones que planteó Freud a finales del siglo XIX, pero no han variado tanto en la actualidad, sino que aunque actualmente la diversidad es la norma, hay cuestiones que no han cambiado, sino que se puede decir que se han transformado adaptándose a la época en la que vivimos.

Muestra de ello es que sigue sin existir una regla que diga cómo tiene que relacionarse un hombre  con una mujer, o una mujer con una mujer. Freud en Lógicas de la vida amorosa ya dijo que esta depende de condiciones porque no hay el para todos igual. Muestra de esto es que el objeto erótico tiene que tener determinadas condiciones para que pueda ser elegido, por ejemplo no vale cualquier mujer para un heterosexual.

Esto se debe a que cuando creemos encontrar el primer amor siempre es el segundo ya que hay una condición singular para cada uno de nosotros, por eso no elegimos todo el otro sino un rasgo. Además somos elegidos por ese rasgo que se torna necesario cuando el encuentro es contingente.

Manuel Fernández Blanco continuó hablando sobre la enseñanza de Freud y su esfuerzo en aclarar las condiciones de amor que nos gobiernan. Cuestiones que siguen vigentes en la vida actual, y que tanto los socios ateneístas como los participantes del curso 2018/2019 en el Seminario del Campo Freudiano “Los inclasificables de la clínica psicoanalítica” podrán disfrutar muy pronto íntegramente a través de una plataforma virtual.

Finalmente, la conferencia dio un gran giro a las lógicas de la sexualidad contemporánea, en la que Manuel Fernández Blanco nos explicó el mundo queer y el por qué la diversidad es la norma en la época actual. Cuestiones muy interesantes no solo para la clínica sino también para el ámbito de las relaciones y vida amorosa de los ciudadanos del siglo XXI.

Para finalizar esta estupenda conferencia, se dio paso a un debate muy interesante con el público asistente.