La novela que todos leen ( Carmen Casado Linarejos)

 

LA NOVELA QUE TODOS LEEN

 

Se trata de “Patria” , de Fernando Aramburu editada por Tusquets y que ya va por la décimoquinta edición, si no ha subido aún más. Yo me he preguntado por el inusual éxito, tanto de crítica como de público, a pesar de su extensión-642 páginas-que todo el mundo lleva en el tren o en el avión y que ,lo que es más admirable, leen con avidez.

 

La novela es histórica y testimonial cuya acción transcurre en un pueblecito de Guipúzcoa durante la década de los ochenta y concluye durante el mandato de Zapatero con el final de la lucha armada de ETA y la aprobación del matrimonio homosexual, hecho que también se manifiesta en la novela . No se menciona el nombre del pueblo, pero es fácilmente reconocible y con esporádicas extensiones a San Sebastián . El protagonista omnipresente que desencadena y desarrolla la acción novelesca es la actividad terrorista de ETA durante los llamados años “de plomo”. El indiscutible interés del relato está en mostrar aquello que no nos describían los medios de comunicación : las vivencias de los habitantes del País Vasco que no tenían actividad política directa pero que sufrieron -¡y de qué modo!-las consecuencias de aquella terrible situación, subyugados por el miedo.

 

El autor ha elegido una forma muy clara y eficaz para ilustrar aquellos años terribles : los avatares de dos familias del pueblo unidas por una fraternal amistad de años , pero mortalmente rota al convertirse una, en víctima de ETA y la otra, en victimaria . El asesinato de El Chato, el padre de familia de una de ellas, de varios tiros en la espalda por parte de José Mari , el hijo de la otra familia y miembro activo de un comando etarra, establecerá entre ellas un abismo destructivo : el tiempo sin tiempo de la muerte .

 

Pero son las dos madres, Bittori y Miren las auténticas conductoras del relato como una versión inequívoca del tradicional matriarcado vasco . La novela es el retrato, casi costumbrista, de un pueblo , de unos personajes, auténticos antihéroes que tratan infructuosamente de mantener sus lazos emocionales y sentimentales. Tras la tragedia de El Chato luchan, cada uno a su manera, por reconocerse y encontrar su lugar en el mundo. La novela habla elocuentemente de una verdad inquietante : el terror que destruye todo y genera odio y muerte . Los lazos familiares son convincentes y generan conflictos de sentimientos entre sí alumbrando el valor de referencia de los personajes . El terror invade todos los aspectos de la vida del pueblo y siembra la infelicidad y la destrucción en ambos lados del conflicto. El autor nos conduce hacia aspectos más íntimos, como la miserable utilización de jóvenes alocados y desorientados, con una innata propensión a la violencia reprimida , a la que ETA dará egoistamente salida . José Mari es el personaje que muy bien ilustra estos hechos . Otro aspecto reseñable es la actitud miserable del cura del pueblo , que sigue la estela de aquel obispo de San Sebastián Moseñor Setién, tan anticristiano , a quien se alude inequívocamente en clave. El ciego fanatismo de Miren, la madre de José Mari , que se radicaliza por defender a su hijo y la profunda brecha en el seno familiar, que los destruye. La presencia del terror acaba no solo con las relaciones humanas y familiares, sino también con los indivíduos en sus vidas laborales y emocionales. No hay ningún personaje que alcance estabilidad en su vida sino que  los dramas que viven van corroyendo y desorientando en sus proyectos vitales. Sus vidas están regidas por la huída : Nerea huye de su madre , Gorka huye de la presión familiar , Arancha hye de la familia y del pueblo en la medida que su enfermedad se lo permite . Bittori huye del acoso del pueblo que la hace sentirse culpable en su condición de víctima…

 

El relato alterna el estilo directo con el indirecto libre , con predominio de la tercera persona en la voz del autor. El desarrollo de la acción es lineal con frecuentes retrocesos que ilustran la acción presente , tomando siempre como eje el asesinato de El Chato que tensa vigorosamente el relato. Esa tragedia simboliza la de todo el pueblo vasco en el que, cada uno a su manera, lucha por reconocerse y encontrar el sosiego necesario que le permita centrarse en su lugar en el mundo.

 

Es una novela realista que retrata el drama de un pueblo asediado y asustado en el que lo ocurrido aparece descrito con una luminosidad sombría donde la memoria continúa sangrando por su sometimiento a la ideología independentista.

 

El estilo es directo, claro y elegante, siempre ateniéndose al concepto clásico de “decoro” , intercalando términos en vascuence y expresiones en el castellano que hablan los vascos, como es el uso del verbo en condicional por el imperfecto de subjuntivo, como indica la norma. Uso que también ha contaminado a los hablantes palentinos, por ejemplo, “si vendría,…”por “si viniera…”Abunda el participio de presente con su doble valor adjetivo y verbo . Lo más logrado es la perfecta adecuación entre el comportamiento del personaje y su modo de expresión lingüística.

 

No es la primera novela de Fernando Aramburu y eso se nota porque “Patria” es el resultado de un narrador maduro que conoce muy bien su oficio. El éxito del relato está plenamente justificado gracias a ese dificil equilibrio entre lo popular y el valor artístico . Novela testitmonio de una época muy triste que no debemos olvidar para que no se repita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *