Un sueño para Palencia

FIDEL RAMOS IBAÑEZ
Profesor y emprendedor social

PRESENTADO POR: Alfonso Polanco Rebolleda y Estela Redondo

A MODO DE INTRODUCCIÓN

Palencia es la ciudad y sus pueblos. De la permeabilidad capital y provincia, dependerá el éxito o el fracaso. Mi historia personal es reflejo de esta combinación: soy de pueblo y vivo en Palencia.

Mi reflexión nace de mi experiencia vital, de mi desarrollo profesional y de la observación y contraste con amigos, vecinos y ciudadanos.

El camino elegido en esta ocasión me ha resultado fácil. He optado por la P de Palencia para hablar de Patrimonio, Paisaje y Paisanaje y, a través de ellos, contemplar el pasado, el presente y proyectar el futuro, invitando a que está en nuestras manos el hacer una ciudad con mejor calidad de vida.

Agradezco al Ateneo la oportunidad que me ha dado para reflexionar acerca del futuro de mi ciudad e invito a contrastar mis reflexiones con las de cada uno de vosotros. Sólo de la voluntad personal puede nacer el deseo de hacer algo. Aquí sólo cuenta lo que llega al corazón y genera la motivación para contribuir a construir una ciudad mejor.

Me ha ayudado en mi reflexión “El Libro de Palencia” de Ricardo Becerro de Bengoa,  “La panorámica foral de la provincia” de Justiniano Rodríguez, “El monte Helicón” de Mª Jesús Fuente y “La Historia de Palencia” coordinada por Julio González. También “La historia ilustrada de Palencia” de Rafael del Valle y “Las ilustraciones” de Eulogio Gómez. Y “Vocabulario Palentino” de Roberto Gordaliza

RECUERDOS DE LA INFANCIA

Idas y venidas a la ciudad en el coche de línea para hacer compras de calzado, ropa….. Ya en la ciudad intercambios de tebeos de “Roberto Alcazar y Pedrín”, “Capitán Trueno” , “Jabato” en la Librería Morrondo y en un negocio pequeño, cerca del Bar Moreno donde llegaba el coche de línea…. Recuerdo Pastelería del Madrigal y sus ricos pasteles. En alguna ocasión venir a Palencia en carro de mulas al “Corcho” frente a Plaza de Abastos para comprar una bici de mujer.

La ilusión de las ferias, caballitos, coches de choque y la noria. Ferias tanto en el salón como detrás de los Maristas.

Primer recuerdo con 3 años el haber acudido al Hospital San Bernabé por una operación de apéndice de mi padre y una rotura de fémur de mi abuelo al entornar con el carro.

Haber comido de niño en una fonda de la C/ Mayor. Y escuchar el “Cimbalillo”.

La Carrionesa: bar emblemático para los de los pueblos

Pacus, P21, Los Yodis…. Ya de mayores

Puedes ver la reflexión de Fidel Ramos al completo

Sobre el paisaje, el patrimonio, la historia y otros datos se encuentran en este documento,
que describe las vivencias y recuerdos de Fidel Ramos Ibañez.

UN SUEÑO PARA PALLANTIA

Los Ateneístas y su ciudad. 22 de octubre de 2018. Interviene: Fidel Ramos. Ateneísta y director emérito de la Fundación San Cebrián.

Palencia es la ciudad y sus pueblos. De la permeabilidad capital y provincia, dependerá el éxito o el fracaso. Mi historia personal es reflejo de esta combinación: soy de pueblo y vivo en Palencia.

Así comenzó el pasado día 22 de octubre en la sede del Ateneo su intervención Fidel Ramos, emprendedor social con un curriculum repleto de éxitos, pero también de fracasos, como se ocupó bien de aclarar. Creo que eso es demostrativo de alguien no pagado de si mismo, alguien que ha conocido los fracasos, y lo que es superior, pasado el tiempo lo reconoce.

Antes había sido presentado por Alfonso Polanco, alcalde de la ciudad, y muy ligado a los servicios sociales. Elogió la trayectoria de Fidel, su capacidad para la vida social, para los amigos, para el contacto con la gente. Se ve que no hubiera sido posible otro perfil de personalidad en un auténtico emprendedor social.

Ramos hizo acopio de bibliografía para presentar su intervención, desde El Libro de Palencia, de Becerro de Bengoa, y desgranó algunos de sus recuerdos de infancia para hablar de Palencia, ciudad a la que llegaba desde su pueblo para las compras, y recuerda la librería Morrondo, la escucha de “El Cimbalillo” o las paradas en La Carrionesa, lugar habitual de las gentes de la provincia.

Fidel Ramos ha sido director gerente e impulsor durante 35 años de la Fundación San Cebrián, por lo que pudimos ver en un video lo esencial del trabajo que se despliega en esta Fundación entregada a la causa de los discapacitados con generosidad y mucha eficacia. Para muchos de nosotros fue sorprendente ver sus instalaciones en el video y el deseo que patentizan.

Habló también de su visión del paisaje, (destacó las zonas verdes de la ciudad) del paisanaje (evocó a Santa Teresa y su “gentes de buena masa”), del Patrimonio (destacó la Calle Mayor, para la que propuso convertirla en un Río Shopping). Pero sobre todo, desarrolló sus sueños-proyectos para la ciudad, a la que desea sostenible, accesible, tecnológica, la plena integración del río, una apuesta por el empleo, una mayor apuesta por los servicios sociales, un ampliable campus universitario, mayor participación ciudadana, un museo de lo textil en la Dársena, buscar algún evento singular que atraiga público foráneo, mantener una buena calidad de vida, mayor digitalización.

Como conclusión, Fidel Ramos hizo varias propuestas, pero me gustaría destacar una por su simbólica potencia y originalidad. Propuso cambiar el nombre de la ciudad. Palencia se confunde demasiadas veces con Valencia argumentó. Por qué no “Pallantia”, por ejemplo, propuso.

Dejo aquí un párrafo de sus conclusiones finales: “El escenario es cambiante. Los desafíos constantes. Pero si hasta una ruina, como dice Peridis, puede ser una esperanza, con más razón nuestra fuerte tradición y raíces de una sociedad milenaria que ha conocido el éxito y el fracaso, son ingredientes para afrontar desafíos como la innovación. Debemos generar oportunidades para atraer talento y que el emprendimiento pueda desarrollarse”.

La intervención de Fidel Ramos en “Los ateneístas y su ciudad” es la de un soñador. Que a base de sueños inoculados a muchas gentes ha logrado en su vida grandes éxitos jalonados de fracasos, de acuerdo, pero de fracasos de los que se ha recuperado, y de éxitos que no le han detenido. Por ello la mejor definición de su obra y de su intervención la podemos leer en esta frase que nos dejó: “Nunca hay que dejar de soñar y pensar en grande”.

Fernando Martín Aduriz.